Vientre señalado con flechas y círculos del lugar donde se van a realizar las incisiones

En sólo dos meses se obtiene un vientre plano y resultados permanentes

Tras las Navidades las personas tendemos a ganar peso, por ello decidimos empezar una dieta o hacer deporte, bien apuntándonos a un gimnasio o en nuestra propia casa. Sin embargo, muchas veces a pesar de perder los kilos de más el resultado no es el que nos gustaría, especialmente en la zona del abdomen donde puede haber un exceso de piel. Por ello la cirugía estética ofrece un tratamiento que elimina la acumulación de esta, la abdominoplastia.

¿Quién debe someterse a una abdominoplastia?

La abdominoplastia es una intervención con resultados permanentes a la que los cirujanos recomiendan someterse en determinados casos: personas que han perdido mucho peso y presentan exceso de piel; quienes presentan exceso de grasa acumulada en la zona del abdomen imposible de eliminar pese a dietas y ejercicio y, a las mujeres que tras uno o varios embarazos tienen la musculatura abdominal distendida irremediablemente.

Consiste en la eliminación de exceso de piel y grasa de la parte media o inferior del abdomen, eliminándose al tiempo las estrías o cicatrices que se pueden haber formado debajo del ombligo. Para ello se aplana la zona del vientre mediante el tensado y fortalecimiento de la musculatura de la misma.

La intervención precisa de dos incisiones, la primera se realiza por encima del pubis y la segunda alrededor del ombligo. Al estar expuestos los músculos del abdomen, se tensan y unen bajo una línea media que consigue que la pared abdominal se vuelva firme y la cintura se estreche. El cirujano extirpa la piel que sobra, el ombligo se sitúa en su nueva posición y se coloca un vendaje junto con un drenaje que el paciente deberá mantener durante un tiempo.

Ingreso de 24 horas

Pese a tratarse de una intervención rutinaria para el equipo de Cirugía Estética de Muguerza-Franco, que aplica anestesia general, y dura apenas un par de horas, no se desarrolla en los quirófanos de la Clínica Euskalduna ya que esta sólo cuenta con hospital de día y es aconsejable y tranquilizador que el o la paciente ingrese al menos 24 horas por si surge algún tipo de complicación.

También te puede interesar:  Blanqueamiento anal: La estética que está en auge

Finalizada la intervención el abdomen se inflamará un poco por lo que se aplicarán dos puntos de drenaje y un vendaje que se retirarán a las 24 horas, periodo en el que generalmente desaparecerán las molestias con la ingesta de unos simples analgésicos recomendados por su especialista.

El vendaje acabará siendo sustituido por una faja, la cual deberá llevarse durante unas semanas, en las que el operador irá observándola evolución del o la paciente y retirando poco a poco los puntos. Sin embargo, para complementar dicha intervención el paciente debe mantener una rutina de ejercicios acompañada de una dieta saludable.

Resultados de 2 a 6 meses

El periodo de recuperación, si no hay ningún contratiempo, es de 2 meses, pero los resultados definitivos se aprecian a los 6. Debe tenerse en cuenta que la operación deja una cicatriz similar a la de una apendicitis y menor a la de una cesárea en el paciente la cual no va a desaparecer completamente. Sin embargo, gracias a la aplicación de laser y otro tipo de tratamientos puede mejorar considerablemente. Y existe también otra opción para quienes presentan problemas de cicatrización que además realza el abdomen plano y está muy de moda, camuflarla con un tatuaje.

En la Unidad de Medicina y Cirugía Estética Muguerza-Franco de la Clínica Euskalduna contamos con los mejores especialistas para poder llevar a cabo esta intervención con total garantía y seguridad. Si quieres lucir cuerpo nuevo esta Semana Santa, no lo pienses mucho y aprovecha estos meses para hacértela. Llámanos y solicita una cita sin compromiso. Te esperamos.

FUENTES: GCI, MUGUERZA-FRANCO  Y SEPCRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.