Dice un refrán que “los ojos son el espejo del alma” y, razón debe tener, especialmente en los tiempos de pandemia, ya que es la única parte de nuestro rostro y el rostro ajeno que vemos.
Pero ese espejo del alma, se ha empañado, principalmente por el abuso de la permanencia frente a ordenadores móviles y otros artilugios que debemos utilizar para “teletrabajar” o disfrutar del ocio en tiempos de confinamiento.

Párpados debilitados


Si a esto le unimos la falta de ejercicio, incluso, el de nuestros músculos faciales, el resultado es una mirada triste en unos ojos empequeñecidos por la caída de nuestros párpados. O, lo que es lo mismo, cada vez hay más personas que sufren de “blefaritis”, la caída de nuestros párpados que termina de rematar esta insufrible situación.
Existen también casos de caída uni o bilateral del párpado de origen muscular (conocida como ptosis) que producen una abertura asimétrica de los párpados.
Pero seamos optimistas porque tiene arreglo, una sencilla intervención denominada “blefaroplastia” y que el equipo médico de Clínica Euskalduna Muguerza-Franco, domina a la perfección.

Cuando operarse los párpados


Tras esa introducción literaria, fruto del largo confinamiento, vayamos “al quiz de la cuestión” cuándo es conveniente someterse a una intervención de cirugía de párpados.
El perfil de paciente más frecuente en cirugía estética de párpados suele tener más de 35 años, tanto hombres como mujeres que desean combatir estos primeros signos de envejecimiento.
Pero como comentábamos anteriormente, las pantallas, las luces led, factores ambientales e incluso psicológicos están afectando no sólo a la calidad de nuestra mirada sino a la piel que la protege. Así que, una persona joven que tengan un parpado muy caído o un gran exceso de piel es también candidata a someterse a esta sencilla intervención.

También te puede interesar:  Conociendo la cirugía de liposucción

Y también «Bolsas»


También cabe destacar en la aparición de las famosas «bolsas» en los parpados inferiores, generalmente se forman con el paso de los años y se incrementa en las primeras horas de la mañana, al despertarnos. Ciertamente, el motivo más común es el paso del tiempo, ya que poco a poco los tejidos que contienen la grasa alrededor de los ojos tienden a ceder y a plegarse, formando lo que comúnmente denominamos bolsas.
“Este tipo de alteración suele aparecer después de los cuarenta”. No obstante, también puede presentarse en gente joven y afecta tanto a hombre como mujeres. A estas causas se suma el “factor genético”, junto con factores externos como el consumo de alcohol, el tabaco o tener trastornos del sueño, los cuales agravaran la aparición y los síntomas.

Cirugía ambulatoria

En la mayoría de las ocasiones es un procedimiento realizado de forma ambulatoria, sin necesidad de ingreso hospitalario y pasar la noche en la institución, bajo anestesia local y una ligera sedación, resultando totalmente indoloro. El postoperatorio es en general cómodo, pudiendo tener equimosis o cardenales de intensidad leve/moderada. Además, en el caso inferior por ejemplo, las cicatrices quedan disimuladas en el pliegue palpebral superior, por lo que al poco tiempo son prácticamente imperceptibles.

Las técnicas y la tecnología que utilizamos son muy seguras y eficaces a la hora de rejuvenecer la mirada. El postoperatorio es bastante corto, hablamos de poco más de una semana para empezar a disfrutar de un resultado muy natural que no deja cicatrices visibles.

Si necesitas más información sobre este tema consulta con el equipo médico de especialistas de Clínica Euskalduna Muguerza-Franco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *