salud

La cirugía estética es una especialidad necesaria, no solo para favorecer a nuestra imagen, sino también a nuestro bienestar. Es importante saber que, además de mejorar nuestra apariencia, se trata de una ayuda para mantener las condiciones de salud física y mental adecuadas y en el post de hoy explicaremos por qué.

Una de las principales ventajas de la cirugía estética es su capacidad de reparar las zonas del cuerpo que hayan sido dañadas. Los tratamientos reconstructivos permiten darles otra oportunidad a personas que hayan sufrido accidentes o padezcan obesidad para que sus consecuencias no duren toda la vida. Realizar las correspondientes revisiones sanitarias en estos casos es fundamental porque sus consecuencias pueden ser graves aunque parezcan minúsculos.

Beneficios de salud física

Mucha gente asocia la cirugía estética a efectos de apariencia y belleza corporal, pero las diferentes técnicas existentes también son beneficiosas para la salud física. Por ejemplo, las reducciones de pecho favorecen a la mejora de la postura corporal y logran reducir los dolores en el cuello y la espalda como consecuencia. Por su parte, los tratamientos de rinoplastia garantizan una modelación nasal que soluciona problemas respiratorios y también pueden ayudar a dormir cómodamente.

Por lo que respecta a las cirugías relacionadas con la obesidad, sirven como motivación para que la gente tome el control de su peso y mejore así su estado de salud. En ocasiones, la solución óptima para tratar el sobrepeso es recurrir a la cirugía plástica además de seguir los consejos dietéticos personalizados de especialistas, de manera que el o la paciente pueda llevar un estilo de vida más saludable. Asimismo, hay una alta probabilidad de mantener a largo plazo el peso logrado si no se descuidan las buenas costumbres.

Beneficios de salud mental

Tener una apariencia dañada o que no cumple los estándares ideales para la sociedad puede conllevar alteraciones de la salud mental, dependiendo de cada persona. A pesar de que juzgar a la gente por su físico no sea ético y moral, es una práctica que se sigue realizando hoy en día. Es por ello que someterse a cirugías estéticas para mejorar la figura corporal, siempre bajo la supervisión de especialistas, puede servir como escudo ante las críticas sociales y ser ayudar a tener una mentalidad positiva.

La operación bikini aún suena algo lejos y más por la incertidumbre de nuestros planes de verano. Sin embargo, debemos analizar esta situación desde una perspectiva positiva y dedicar nuestro tiempo a recopilar toda la información sobre los procedimientos que nos ayudarán a sentirnos mejor con nosotros mismos y especialmente con nuestro cuerpo.

También te puede interesar:  Criolipólisis, una técnica para eliminar la grasa corporal

No sólo en verano

A pesar de que durante el verano es cuando más importancia le damos a nuestro físico, esas inseguridades a las que nos enfrentamos a diario están presentes todos los días del año. Es por esta razón por la que debemos anticiparnos al calor y mejorar todos aquellos aspectos que nos acomplejan a la hora de mostrarlos en público.

Tumbarse bajo el sol es una de nuestras actividades preferidas durante el verano, pero los dolores corporales que nos puede provocar un exceso de pecho pueden estar presentes a la hora de realizar dicha actividad, impidiéndonos disfrutar del momento. Una reducción de pecho conseguiría corregir los problemas de espalda y de cuello que posteriormente favorecerían al confort y a la movilidad de nuestro cuerpo.

Salud física y mental

Además, la mejora de nuestra figura puede disminuir en un gran porcentaje los efectos a nivel mental que puede suponer exponer nuestros complejos. Las prendas que solemos utilizar en las piscinas y en las playas se caracterizan por mostrar aquellas partes que a través de la ropa no somos capaces de visibilizar.  Un exceso o una privación de pecho puede provocar ciertas inseguridades en aquellas mujeres a las que les acompleja exponer sus senos. Por otro lado, un tratamiento a tiempo de sobrepeso no sólo mejoraría nuestra salud física, sino que también beneficiaría a nuestra salud mental. Nos sentiríamos mejor con nuestro propio cuerpo y evitaríamos la ansiedad y la angustia que podemos sentir minutos antes de a acudir a estos lugares.

Es importante tener en cuenta que todos los cuerpos no son iguales y que un tratamiento que ha resultado efectivo en una persona puede que no tenga el mismo efecto en otra.  El tiempo libre del que disponemos actualmente nos da margen para centrar las próximas semanas en nuestro cuidado y bienestar. Para ello, es fundamental poder contrastar las distintas opiniones recogidas con especialistas y profesionales que te ayudarán a cumplir tu objetivo. Desde La Clínica Euskalduna queremos ponernos a tu disposición para transmitirte la confianza y seguridad necesaria en todos tus tratamientos.

En estos tiempos de confinamiento en los que tendemos a descuidar nuestra salud física, debido a una menor actividad de lo habitual, es un buen momento para plantearse un tratamiento de cirugía estética. Contacta con Grupo Muguerza Franco de la Clínica Euskalduna y piensa en reservar tu cita para recuperar tu mejor imagen corporal para cuando la cuarentena acabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *