Cuando la decisión de someterse a una intervención de aumento de pecho la toma una mujer con una edad adulta dentro de la media en la que actualmente se decide tener hijos, más de treinta años surgen dudas. ¿Las prótesis me harán perder sensibilidad, seré capaz de dar pecho a mis hijos o hijas? Y afortunadamente la respuesta es SI.

Hoy en día es factible mejorar el aspecto del pecho mediante la cirugía estética sin renunciar a la posibilidad de amamantar algo que hace unos años algo impensable. Sin embargo, las técnicas que se utilizan en la actualidad no afectan al tejido glandular, con lo que es posible generar leche para el bebé. 

¿Se puede amamantar tras un aumento de pecho?

A día de hoy lo más común es que las prótesis se inserten detrás del músculo del pecho y la cicatriz quede bajo la mama, por ello, el pezón no sufre apenas alteración. Sin embargo, cuando esta es suficientemente grande algunas prótesis se insertan por la areola justo detrás de la glándula mamaria. Ambas opciones son seguras y no tienen por qué afectar a la lactancia. La diferencia es que en la primera opción la incisión se hace al borde de la areola atravesando la glándula mamaria, mientras que en la segunda opción la glándula mamaria permanece intacta. Las prótesis que han sido insertadas por la areola no impiden la lactancia, aunque sí es cierto que pueden producir algún tipo de inconveniente.

Simplemente hay que tener una serie de cuidados en función de la operación que la mujer se ha realizado. Y especialmente atención a que el bebé nunca deje el pecho vacío, aumentando para ello el número de tomas y acudiendo al médico al primer síntoma de inflamación, acudir al médico.

Desde la Unidad de Medicina Muguerza Franco comunicamos que el método de implantación y la posición de la prótesis dependerán de sus preferencias, su anatomía y las recomendaciones de nuestros profesionales.

También te puede interesar:  Cuida tu piel esta primavera: Prepárala con un peeling facial y rehidrátala

¿Perjudica al bebe?

Estas prótesis no afectan a la calidad de la leche, por lo que la lactancia materna después de la mamoplastia es segura para la madre y el bebé. 

Es cierto que los pechos con el paso de la edad suelen tender a la decadencia, flacidez y estrías y más, después de los embarazos, pero esto no es una consecuencia directa del hecho de tener implantada una prótesis de aumento.

¿Aumento de pecho antes o después del embarazo?

Esta intervención puede realizarse tanto antes como después del embarazo, pero siempre esperando el tiempo indicado por nuestros especialistas. En general, si se quiere cambiar el aspecto de los pechos antes de la gestación, para quedarse embarazada es recomendable que haya pasado un año desde la operación. De este modo, se asegura la cicatrización de los tejidos y la adaptación de las prótesis.

Sin embargo, si la operación mamaria se realiza después del embarazo se aconseja esperar 6 meses desde el parto o desde que se finalizó la lactancia. 

La Reducción de pecho, es otro asunto

La intervención de reducción mamaria si puede complicar la posibiliad de amamantar o incluso impedirla.

En este tipo de intervención las circunstancias son distintas, ya que se elimina el tejido mamario y los conductos por los que tiene que pasar la leche quedan interrumpidos. En ocasiones resulta imposible amamantar después de una reducción de pecho. Aun así, dependerá del tipo de operación y de la técnica utilizada, por lo que no es una ciencia exacta. 

Lo mejor es consultar tu caso concreto con un buen especialista

Si tienes alguna duda sobre al respecto ponte en contacto con nosotros a través de este teléfono 94 410 62 86 o acércate a la Unidad de Medicina y Cirugía Estética Muguerza-Franco en la clínica Euskalduna donde nuestro equipo te espera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.