Es muy frecuente que los pacientes operados de obesidad y quienes han perdido 20 o 30 kilos gracias a la utilización del balón gástrico ingerible requieran de la ayuda de la cirugía plástica debido a que la pérdida de peso se han traducido en pérdida de masa muscular, flacidez y reductos de grasa localizada.

De nada vale que ahora entremos en nuestra ropa y estemos más sanos si asoman colgajos de exceso de piel por todas partes de los que nos avergonzamos y tratamos de esconder.

Con la ayuda de la  cirugía se pueden corregir las secuelas que quedan a nivel de diferentes zonas del cuerpo como: abdomen, brazos, muslos o mamas.

Abdominoplastia

La abdominoplastia o lipectomía consigue eliminar el exceso de grasa y piel del abdomen y vientre, así como corregir la flacidez y conseguir el efecto vientre plano.

El objetivo de la intervención es conseguir un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. De hecho, este procedimiento es ideal para reducir drásticamente el aspecto abombado del abdomen y disminuir notablemente el tamaño de la cintura.

Liposucción

Aunque está indicado para personas con leve sobrepseso y grasa localizada, combinada con la abdominoplastia es la solución para dar forma a un cuerpo que se ha literalmente desparramado tras el adelgazamiento.

Las zonas más habituales de apliación son las piernas en general y, más específicamente, las cartucheras, los flancos y el abdomen y en los hombres el abdomen. Con todo, pueden tratarse perfectamente otras zonas, como los brazos, las rodillas, las mamas o el cuello.

Los efectos se aprecian inmediatamente después de la cirugía. Sin embargo, serán más visibles cuando ceda el edema (inflamación) de la zona tratada, o sea, a partir del segundo o tercer mes.

Dermolipectomía braquial

La dermolipectomía braquial o de brazos es una intervención elimina el exceso de grasa y piel de los brazos, frecuente después de una gran pérdida de peso o como consecuencia del descolgamiento de los tejidos después del paso de los años.

El resultado de esta intervención es un brazo más delgado y una piel firme y tersa. Es una de las cirugías más demandadas después de perder peso.

La duración de la intervención puede oscilar de 1 a 3 horas dependiendo del caso y precisa una noche máximo de hispitalización Los primeros días los brazos pueden estar inflamados y puede notarse alguna molestia pero con antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos desaparecerá.

También te puede interesar:  Criolipólisis: cuando el ejercicio y las dietas no pueden con la grasa localizada

Durante un mes se deberá llevar una faja para reducir la inflamación. Como norma general la reincorporación a la vida cuotidiana es en 10 días pero siempre  depende del trabajo que realice el paciente.

Dermolipectomía Crural

La dermolipectomía crural es una intervención que elimina de forma definitiva el exceso de piel y grasa de los muslos en aquellos pacientes que presentan una gran flacidez en la zona o como consecuencia del descolgamiento de los tejidos después del paso de los años o como secuela de una Cirugía Bariátrica.

¿El resultado? Con esta técnica de remodelación corporal se logra un muslo más delgado y una piel firme y tersa.

Mastopexia

El pecho adelgaza mucho menos que el resto del cuerpo y tras la perdida de unos cuantos kilos inexorablemente cae. Por ello la única solución consiste en la elevación de mamas o mastopexia es una intervención de cirugía plástica corporal que reafirma y mejora la forma del pecho levantándolo y devolviéndole el aspecto joven, sensual y natural.

Tener un pecho firme es esencial para la mayoría de mujeres. Una mama bien situada, además de los beneficios estéticos, puede aportar confianza y seguridad en una misma.

La mastopexia soluciona la caída y devuelve al pecho su estética perdida, elevándolo para colocarlo allí donde estaba antes. En muchos casos no precisa de prótesis pero si se desea, aumentar y reafirmando su volumen será necesario el uso de un implante mamario. También ayuda a corregir las estrías blanquecinas o grasa que aparecen en algunos pechos cuando caen.

Es una intervención que suele tener una duración de entre 2 y 4 horas con resultados muy naturales y una rápida recuperación. Por eso, es de las cirugías más demandadas después de perder peso.

Si has utilizado nuestro balón gástrico ingerible y estas encantado/a con sus resultados es hora de volver a muscular, llevar una dieta de proteínas que nos ayude a recuperar esta musculatura y el trabajo e pesas del gimnasio pero, más tarde o más temprano habrá una zona con exceso de piel que requiera cirugía. Consúltanos tu caso, nuestro equipo médico estará encantado de atenderte.