reduccion-pecho-masculino

Ginecomastia: aumento de las glándulas mamarias en hombres

Más del 40% de los varones sufren este trastorno

Con el término ginecomastia nos referimos a un aumento del tamaño de la glándula mamaria en el hombre. Es la anomalía de pecho más frecuente en el sexo masculino y según fuentes del SPRE afecta a más del 40% de los varones. Tener senos de mujer crea un gran impacto emocional a los hombres tendiendo éstos a ocultarlos en el desarrollo de su vida cotidiana.

Clínicamente se identifica de una masa firme o elástica situada por detrás y alrededor de la areola. Se trata de un aumento (en cantidad variable) del tejido adiposo, fibroso y ductal. Habitualmente es un trastorno que aparece en ambos senos, dándose únicamente en uno de ellos en una tasa del 20%. El motivo principal de la consulta, en la mayoría de las ocasiones, es el impacto emocional que esta alteración de la forma y tamaño de la mama masculina conlleva.

Lo habitual en esta situación es realizar una reducción de los senos de manera que se consigue un busto más plano, tratándose de una cirugía con una alta tasa de satisfacción entre los pacientes.

Causas de la ginecomastia

No existe una única causa que explique la aparición del aumento de senos en hombres, de hecho, pueden ser muchos los motivos, como por ejemplo, un desequilibrio hormonal que provoca un excesivo desarrollo del tejido mamario glandular. También su aparición puede deberse a factores genéticos o por una cuestión de estilo de vida, por tener un exceso de tejido graso en la zona. Sin embargo, muchas de las veces, no hay una causa clara lo cual dificulta la solución del problema a base de ejercicio, medicina y suplementos, es decir, sin pasar por una cirugía.

Soluciones

Dependiendo del tipo del paciente, sus preocupaciones, anatomía y deseos, existen diferentes maneras de dar solución a este problema y, por lo general, este tipo de cirugía se realiza mediante anestesia general.

  • Liposucción: En los casos en los que el paciente presente una ginecomastia como resultado de un exceso de grasa en el pecho, la liposucción puede ser una buena solución. Bastaría con realizar dos pequeñas incisiones en la axila y/o en la orilla natural de la areola de manera que se pueda remover ese exceso de grasa y esculpir una figura más natural mediante el uso de una cánula.
  • Extirpación (corte) de tejido: En aquellos casos en los que el tejido glandular sea demasiado desarrollado, re realiza una pequeña incisión a lo largo de la parte inferior de la areola (pezones) y se extirpan las glándulas. También ocurre que a consecuencia de la ginecomastia las areolas son demasiado grandes o largas y en estos casos también se suele requerir una remodelación de las mismas.
También te puede interesar:  Tratamientos estéticos y sol: ¿Qué puedo hacer en verano?

Es habitual que se combinen estos dos procedimientos de manera que se consiga un resultado más natural y estético.

Riesgos

A pesar tratarse de un procedimiento muy seguro y con una alta tasa de éxito, no todo el mundo es apto. Aquellas personas que presenten de algún tipo de afección médica preexistente, pueden no ser compatibles con este tipo de cirugía, por tanto, conocer el historial clínico del paciente es esencial.

Por lo general, los efectos secundarios más comunes son los siguientes: moratones, hinchazón, entumecimiento, inflamación alrededor de las incisiones, así como sangrado o exudación de líquidos después de la operación. Aunque estos términos puedan parecen alarmantes, lo más habitual es que simplemente generen algunas molestias.

Sin embargo, la mejor manera de evitar cualquier tipo de complicación o peligro es siempre hacer caso de las indicaciones de tu doctor/a.

Recuperación

Una vez realizada la cirugía, además de seguir las pautas señaladas por tu doctor/a o especialista, es importante descansar, por lo general  alrededor de 3 días, antes de incorporarse al trabajo y comenzar a realizar ejercicio pasadas unas dos o tres semanas.

Además, para una correcta recuperación, será necesario el uso de una faja de compresión las primeras semanas para controlar la inflamación posoperativa y para ayudar así a que los resultados sanen de manera correcta.

Recuerda que es imprescindible ponerte en manos de profesionales que hagan una valoración adecuada de la situación y un seguimiento de la recuperación para que los resultados sean siempre los óptimos. Si tienes dudas acerca de este tipo de intervenciones, no dudes en contactar con nuestro equipo para asesorarte de forma personalizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *