quirófano cirugía genital Bilbao

El aumento de las depilaciones integrales y una sociedad menos conservadora, principales causas de este incremento

Parece que hace una década nuestra mente estaba menos abierta al cambio o al menos no había constancia del interés por la estética genital. Sin embargo, en 2020 el número de intervenciones de vagina y ano en mujeres y el músculo tensor del pene en hombres alcanza ya el 3% del total de intervenciones, según datos aportados Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Basándonos en el último informe del SECPRE, las principales causas de este incremento son “una mentalidad mucho menos conservadora, la facilidad de acceso a la pornografía y la moda de las depilaciones integrales de ambos sexos”. Y todo porque en cuestión de cánones estéticos las tendencias se imponen y parece que nos encanta que nos clonen o fabriquen en la misma cadena de montaje

“En esto de la sexualidad, prosiguen los especialistas, somos incapaces de entender que cada persona tiene un cuerpo diferente. Queremos parecernos a los que nos rodean porque admiramos más a los demás que a nosotros mismos

Moda, salud y cultura

Cuando hablamos de ginecoestética al margen del culto al cuerpo existen elementos culturales, sociales y de necesidad de mejora de la calidad de vida que influyen en la elección de una u otra intervención.

Dentro de la ginecoestética femenina más demandada por motivos estéticos nos encontramos con operaciones como: la labioplastia o ninfoplastia, que consiste en hacer más pequeños los labios menores de la vulva o la liposucción del monte de Venus, que elimina el exceso de grasa que a veces se acumula sobre el pubis. Ello no significa, evidentemente, que no se realicen intervenciones por motivos médicos, deformidades o malformaciones.

También te puede interesar:  Bulos en cirugía plástica: regalar operaciones por Navidad

Otras operaciones obedecen más a motivos de mejora de la calidad de vida y la salud general como la vaginoplastia, utilizada para retensar los tejidos de la vagina, especialmente en mujeres tras el parto; la aplicación de ácido hialurónico, que aumenta el trofismo y elasticidad de la mucosa vaginal, muy solicitado en la etapa posmenopáusica o tratamientos con toxina botulínica para paliar dolores pélvicos crónicos

Y, finalmente  encontramos las influenciadas por requerimientos e incluso exigencias culturales  o sociales como la himenoplastia para reconstruir el himen, muy defendida en culturas, como la gitana y la árabe o el blanqueamiento anal que aumenta su demanda cuanto más oscura sea el color de la piel.

El miembro viril

Respecto a los hombres, la operación de estética más solicitada es el corte del tendón suspensor del pene que consigue alargar el miembro viril hasta cinco centímetros. Al año se realizan unas 15.000 intervenciones de este tipo en todo el mundo. Algunas de esas reconstrucciones fálicas ofrecen redistribuir grasa extirpada del abdomen para aumentar, también, el grosor del miembro, pese a no ser aconsejable para todos los públicos ni garantía de éxito.

Tras el corte del tendón, ellos también se preocupan por la grasa localizada localmente y por aclarar el ano y sus inmediaciones

Pecho para ambos

Las operaciones de mama van por libre. Hasta hace bien poco era casi impensable que los hombres pudieran someterse a operaciones de estética de pecho y, sin embargo, ya ni siquiera se contabilizan por separado. Actualmente del total de las operaciones de estética casi el 50% son de mamas, Pero con una pequeña diferencia las mujeres principalmente para aumentar su tamaño mientras los varones para disminuirlas.

FUENTES: SEPCRE, Muguerza-Franco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *