La micropigmentación consiste en implantar pigmentos para dotar de color o darle forma a ciertas partes del cuerpo.  Por su rapidez y eficacia, ofrece la posibilidad de corregir imperfecciones y rejuvenecer el rostro sin necesidad de cirugía.

Esta técnica es idónea para aquellas personas alérgicas al maquillaje convencional, las que tienen dificultades físicas de movilidad en las articulaciones que hacen que la aplicación del maquillaje sea costosa o para aquellas que desean corregir rasgos faciales asimétricos.

En particular, las mujeres suelen usar este procedimiento para las cejas, labios o para disminuir cicatrices, mientras los hombres, recurren al tatuaje estético, principalmente para simular cabello, ya que los años no perdonan la alopecia o calvicie.

Ventajas

Las ventajas que este procedimiento tiene, son principalmente, resaltar las formas.

Mediante el tatuaje de ojos se consigue rejuvenecer la expresión facial, dando luminosidad y logrando una mirada más expresiva. Además de un efecto voluminoso de pestañas y la corrección de ojos caídos, hundidos o salidos. Para conseguir este efecto, se pigmenta la raya del ojo inferior, superior o ambos, consiguiendo así un maquillaje permanente de los ojos.

Una de las ventajas de la utilizar esta técnica en las cejas, es que permite realizar modificaciones en la forma de estas, haciéndolas parecer más densas, largas, curvadas o puntiagudas. Este procedimiento se lleva a cabo mediante una pluma especial que se inserta en la capa basal de la epidermis de la piel.

La micropigmentación labial, es el maquillaje permanente, perfilado y relleno de labios. Mediante el aumento del contorno labial, se consigue dar forma y volumen embelleciéndolos.

Cuidados previos y posteriores

También te puede interesar:  Rejuvenece tu rostro con luz pulsada

Se debe tener en cuenta que, un día antes de realizar esta técnica hay que evitar tomar bebidas con cafeína, alcohol ni medicamentos vasodilatadores.

Respecto a los posterores son muy importantes para obtener mejores resultados:

  • Evitar humedecer la zona al menos 1h después del tratamiento
  • Hidratar bien la zona aplicando una crema curativa de 2 a 5 veces al día
  • Rehuir la piscina y la playa las próximas dos semanas al tatuaje
  • No utilizar rizadores de pestañas en caso de haberse realizado en los ojos
  • No hacer deporte de inmediato para que no se produzca la pérdida de color con el sudor
  • Durante las duchas o baños, eludir el contacto inmediato con el agua caliente
  • No frotar ni rascar la zona, realizar movimientos delicados en la zona del labio y evitar abrir bruscamente la boca
  • Aplicar frío en la zona para ayudar a rebajar la inflamación
  • Eludir alimentos ácidos y salados, alcohol y la vitamina C ya que puede influir en el proceso de encapsulación en el caso del tatuaje labial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.