A la hora de someterse a una cirugía de mamas existen siempre muchas dudas, y una de ellas es cuál es la mejor época del año para llevar a cabo la intervención. Siempre se ha escuchado que se debe evitar el verano para realizar cualquier tipo de procedimiento que implique que la piel pueda verse perjudicada, sin embargo, salvo por cuidados adicionales y molestias derivadas del calor estival realizarse un aumento de pecho en verano es posible, y además tiene algunas ventajas.

Ventajas de la mamoplastia en verano

  • Tiempo libre y descanso Normalmente los meses de verano coinciden con las vacaciones, por lo que hay más tiempo libre y descanso. Esto es ideal para poder guardar el tiempo de recuperación, incluso sin necesidad de tener que pedir una baja laboral. Además, el organismo se recupera mejor cuando se encuentra relajado y en un entorno tranquilo, lo que facilitará el postoperatorio.
  • El sudor no incrementa el riesgo de infección y tampoco entorpece el proceso de cicatrización. Mantener la piel lo más seca posible y seguir los consejos de cuidado, limpieza y cura de las cicatrices es suficiente. Eso sí, evitar los roces es fundamental, por ello es recomendable el uso de la ropa más transpirable, holgada y con tejidos ligeros.
  • El calor tampoco aumenta la inflamación ni el tiempo de recuperación. Este, independientemente de la estación del año siempre será el mismo. Se necesita alrededor de una semana de recuperación y cerca de un mes para que disminuya la inflamación.
  • Playa y piscina Relajarse con un baño no es un impedimento, trascurridas dos semanas desde la intervención, siempre que se evite la exposición directa al sol.

Como cuidar las cicatrices 

Tras un tratamiento quirúrgico es habitual que queden cicatrices, pero esto no significa que deban ser visibles.  Cada persona tiene un proceso de recuperación de la piel diferente, pues entran en juego diferentes factores como la edad, la genética, los hábitos de vida…

También te puede interesar:  Cirugía estética y salud

Es por ello necesario seguir algunos consejos para que esa recuperación sea lo más satisfactoria posible.

  • No hacer esfuerzos, sobre todo los primeros días. Una vez recuperada, es importante evitar tensión sobre la incisión, ya que ésta produce abultamiento y ensanchamiento de las cicatrices.
  • Dieta sana y equilibrada, ya que hay alimentos que están más vinculados al proceso de cicatrización, como son aquellos que contienen vitaminas del grupo B, C y K.
  • Evitar el tabaco, ya que el humo obstruye los vasos sanguíneos disminuyendo la oxigenación de los tejidos, y perjudica el proceso de cicatrización.
  • Protegerse del sol para evitar que la cicatriz se pigmente. Es fundamental evitar el contacto directo con el sol las primeras semanas después de la operación, y utilizar siempre protector solar y algún tipo de prenda o complemento que proteja la zona.
  • Hidratar bien la cicatriz y la piel alrededor para mejorar la elasticidad. Se pueden utilizar cremas hidratantes tanto vegetales como animales.
  • Los masajes de manera circular sobre la propia cicatriz ayudarán a despegarla. Las cicatrices tienen tendencia a crear adherencias a planos más profundos, por eso un masaje aplicando alguna crema o aceite cicatrizante ayudará en el proceso.

Si estás pensando en realizarte una mamoplastia en agosto porque coincide con tu periodo vacacional y tienes dudas, en la Unidad de Medicina y Cirugía Estética Muguerza Franco valoraremos tu caso y te ofreceremos las recomendaciones más oportunas para que tomes la decisión de forma meditada y responsable.

¡Pide cita ya, te esperamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.