mujer sujetando implante de pecho

Las prótesis mamarias ayudan a recuperar la simetría corporal, pero no son eternas. A pesar de que durante los primeros años la fractura de estos implantes es asintomática, si percibes una deformidad de tu pecho, un cambio de volumen, un dolor agudo o un entumecimiento del seno tu prótesis mamaria puede haberse fracturado.

Pero no te asustes…. Su solución es sencilla y eficaz. Consulta con tu especialista si percibes alguno de estos síntomas.

Causas

Normalmente, suele romperse por desgaste y de forma espontánea. El roce continuado con los tejidos provoca el deterioro de la cubertura externa por el que se exterioriza el gel de silicona. También son signos la aparición de pliegues o arrugas en las zonas laterales o los ganglios linfáticos inflamados en la axila.

Es por esta razón por lo que es recomendable que las personas que se han sometido a esta intervención acudan a revisiones periódicas para comprobar el estado de sus prótesis. Nuestra historia clínica y las ecografías mamarias a las que nos sometamos en dichas revisiones van a ser la manera más fácil de controlar este problema.  Debemos tener en cuenta que las prótesis mamarias actuales son muy seguras, pero a partir de los 10 años prolongados desde la operación el material de estos implantes puede empezar a deteriorarse.

Tratamiento

Aunque en un principio la fractura de la prótesis mamaria pueda alarmar a la paciente, su solución es muy sencilla. Consiste en retirar el implante deteriorado y sustituirlo por una prótesis nueva.

La operación no hay que realizarla con urgencia, pero es recomendable tener tiempo de margen desde su detección para poder evitar complicaciones futuras respecto al deterioro del implante. Cabe decir que el hecho de que una prótesis se rompa no significa que la paciente se encuentre ante una enfermedad grave o que tenga riesgo de cáncer, pero es necesario sustituir el implante por un nuevo.

También te puede interesar:  La estética genital alcanza ya el 3% del total de intervenciones de cirugía plástica

Diagnóstico

Si percibimos una fractura protésica, podemos someternos ante diversas pruebas diagnósticas, como una mamografía, una ecografía o una resonancia magnética. En ellas, sabremos ante qué tipo de rotura nos encontramos: intracapsular o extracapsular.

La principal diferencia entre ambas radica en el derrame de la silicona. Mientras que en una fractura intracapsular la silicona se ha exteriorizado dentro de la prótesis sin llegar a afectar al interior del seno, en el caso de la extracapsular, una vez retirado el implante, es necesario limpiar los tejidos del pecho en los que se ha derramado el material.

En la Clínica Euskalduna del Grupo Muguerza-Franco estaremos encantados de atenderte ante cualquier problema que tengas con tu prótesis mamaria. No dudes en contactar con nosotros para concertar cita o para resolver cualquier duda que nos quieras plantear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *