Aunque no lo parezca hay gente que no está contenta con el timbre de voz que tiene, y eso lleva a buscar una solución vía cirugía para poder modificarlo. Actualmente, existen diferentes operaciones quirúrgicas de garganta para paliar los problemas de la voz, como son los pólipos o nódulos. Sin embargo, el número de intervenciones para cambiar el tono de voz (feminización y masculinización de la voz) son muy escasas y se considera que tan sólo una docena de especialistas en el mundo es capaz de realizar estas intervenciones.

El país y en cirujano que se lleva la palma es, como no, Turquía y el doctorKursat Yelkenconsiderado el mayor experto en este ámbito con 15 años de experiencia a sus espaldas. Si bien antes no tenía un ritmo de trabajo demasiado acelerado, ahora ha confirmado que opera entre 100 y 150 personas al año. Obtuvo su titulación en Harvard y ha explicado el proceso que sigue para lograr ese cambio de voz en sus pacientes: “Para la feminización de la voz, la más cirugía más utilizada es la glotoplastia, y para la masculinización, la tiroplastia tipo III, señala Yelken

Políticos, empresarios y transgénero

Pero España es el segundo país del mundo en intervenciones estéticas y por ello contamos con el doctor Juan Carlos Casado, un especialista otorrinolaringólogo que lleva más de una década realizando esta intervención en Marbella. La glotoplastia es una operación técnicamente complicada que, a su vez, no conlleva riesgos para la salud de “las personas que recurren a ella, son principalmente mujeres transgénero mayores de edad que quieren reducir el tono de su voz.”

Sin embargo, no sólo desean el cambio de voz los y las trans ya que “la voz es una parte inseparable de la imagen personal de uno, y sentirse incómodo con su voz puede afectar la vida profesional o personal de una persona, así como su confianza. Por ejemplo, las personas que trabajan en puestos importantes pueden necesitar sonar más autoritarias, por lo tanto, es posible que deseen tener una voz más profunda o más masculina”, dice Yelken.

Ambos especialistas coinciden en afirmar que la intervención que se realiza con anestesia local dura alrededor de hora y media y se basa realizar una reducción de la longitud de las cuerdas vocales a través de una sutura en la parte anterior de las mismas. Como no conlleva incisiones, ya que se realiza por vía endoscópica a través de la boca, no deja cicatrices externas y solo produce leves molestias.

También te puede interesar:  Qué es la abdominoplastia

Operación compleja con poco riesgo


Debido a su gran complejidad técnica, Casado ha patentado a nivel mundial un utensilio quirúrgico llamado International Vocal Fold Suture (IVCS, por sus siglas en inglés), con el fin colocar los puntos de sutura de forma más efectiva y con menor tiempo quirúrgico. Con una tasa de éxito y satisfacción que roza el 90 por ciento, la glotoplastia es una intervención que no conlleva grandes riesgos. “El principal miedo de las personas que se someten a una glotoplastia, comenta el doctor Casado, es que puedan perder la voz, pero esto no ocurre en absoluto. Aunque es posible que su nueva voz tampoco les guste, pero tiene arreglo con una nueva intervención”

Por su parte Yelken también ha explicado que los resultados de la operación no son siempre inmediatos y que hay que esperar un tiempo para que la nueva voz se acomode. “La recuperación total de la operación son ocho meses, es muy aconsejable acudir a un logopeda y tener paciencia en el proceso de readaptación”.

FUENTES: INFOSALUS, EUROPA PRESS, EL ESPAÑOL Y GCI IMAGINE GRUPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.