Médico dibuja líneas en los gúteos de una mujer caucásica para preparar la intervención quirúrjica

Mayo es el mes de mayor demanda ya que los resultados se aprecian en 8 semanas

El lifting de glúteos, también conocido como gluteoplastia o levantamiento de traseros, es una cirugía estética que tiene como objetivo mejorar la apariencia de las nalgas. Es tal la importancia que se da a esta parte de la anatomía femenina pero también masculina, especialmente en América Latina que según el último informe de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS), solo en 2019 se realizaron 95.000 intervenciones.

En España, según datos de la SECPRE, Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE, en 2020 se llevaron a cabo más de 1.300 operaciones de lifting de, lo que supone un aumento del 19% respecto al año anterior, porcentaje que ha seguido incrementándose hasta la actualidad.

Reducir o aumentar, cuestión de gustos

El procedimiento de lifting de glúteos implica la eliminación del exceso de piel y grasa de los pompis, y la elevación y tensión de los tejidos subyacentes para mejorar la forma, la posición y el contorno de los mismos.

Pero la intervención de mejora de nuestro trasero no obedece exclusivamente a un interés por disminuir su tamaño, ya que hay quien desea que éste no pase desapercibido.  Quizá por seguir modas o tendencias iniciadas por Jennifer López y las hermanas Kardashian o por el componente erótico sexual que tiene en el mundo latino un culo promitente, cada vez más se solicita aumentar el tamaño de las posaderas.

Por ello, en numerosos casos se utilizar implantes específicos para aumentar el volumen y la proyección de los glúteos. Aunque no debemos olvidar que hay que sentarse sobre estas prótesis y no siempre resulta cómodo o saludable corriéndose el riesgo de tener pérdida de sensibilidad en la zona e incluso rotura de implantes.

También te puede interesar:  Aumento de pecho en verano ¿Sí o no?

Sea cual sea la elección, el procedimiento se realiza bajo anestesia general y suele durar entre 2 y 4 horas.

Pacientes satisfechas

La recuperación después del lifting de glúteos puede variar dependiendo del tipo de procedimiento realizado y de las características individuales del paciente. En general, se pacientes pueden esperar una recuperación completa después de unas 4 a 6 semanas, durante las cuales deberán seguir una serie de cuidados postoperatorios, como el uso de prendas de compresión y la evitación de actividades que ejerzan presión sobre sus nalgas.

En cuanto a los resultados, se espera que las personas intervenidas tengan una mejora significativa en la forma, el tamaño y la posición de sus culos después del lifting de glúteos. Según la SECPRE, el 98% de los pacientes que se someten a un lifting de glúteos están satisfechos con los resultados lo que supone para ellas y ellos una mejora significativa en su autoestima y su calidad de vida después de la cirugía.

Es importante recordar que, como cualquier cirugía, el lifting de glúteos conlleva ciertos riesgos y se debe realizar bajo la supervisión de un equipo de cirujano plástico certificado como el de Muguerza- Franco.