Manos mostrando el balón gástrico ingerible antes y después de estar inchado

El Balón Gástrico Ingerible sigue siendo el método más eficaz para perder peso sin riesgos ni quirófanos

Hemos comentado a lo largo de los últimos meses que el Balón Gástrico Ingerible es uno de los medios más efectivos para conseguir una pérdida de más de veinte kilos o, al menos, el quince por ciento del exceso que tenemos, con la ventaja de no tener que pasar por un quirófano.

También supone una alternativa inicial a una cirugía mayor para quienes tienen miedo a someterse a una reducción de estómago y por supuesto, está especialmente indicado si se ha sufrido un aumento extraordinario de peso los últimos años, pero en general se conservan buenos hábitos alimenticios.

Siempre bajo control médico

El balón intragástrico, consiste en un globo realizado en un material que resiste los ácidos del estómago durante cuatro y seis meses, se rellena con material salino y se ancla al estómago para que en el improbable caso de que se deshinche, no pase al intestino. Su función es producir sensación de saciedad al paciente y hacer que coma menos sin pasar hambre y así va perdiendo peso progresivamente.

“Y es que no debemos olvidar, que el Balón es un medio, pero el éxito depende de las ganas que el paciente tenga que cambiar sus hábitos de vida, de llevar una vida sana, hacer deporte, cuidar su salud y sobre todo ponerse en buenas manos”, declara el doctor Franco, de Medicina y Cirugía Estética Muguerza-Franco, equipo pionero en Bizkaia en combatir la obesidad con el balón gástrico ingerible.

Nutrientes de máxima calidad

Lo correcto, durante el tiempo que está implantado el balón intragástrico, es hacer un control continuo al paciente, para que los nutrientes de las comidas que haga, sean de máxima calidad, asegurar que no tiene ninguna carencia además de ofrecerle unas pautas alimenticias correctas que le enseñen a llevar una alimentación saludable una vez que se le retire el balón.

También te puede interesar:  Balón Gástrico en Otoño

“Si los pacientes creen que con tragarse la pastilla se va a obrar el milagro y evitan que un equipo médico les haga un seguimiento durante todo el proceso, las garantías de éxito disminuyen drásticamente”, afirma Franco. No obstante, matiza, sigue siendo el actual tratamiento estrella para bajar peso sin riesgos, quirófanos y efectos secundarios.