Mijer jóven mostrando su oreja

Un 5% de la población tiene las denominadas “orejas de tazón o soplillo”

La Otoplastia, es una intervención para reducir el tamaño del pabellón auditivo, o colocar correctamente las orejas llevándolas a una posición más normal, pegadas a la cabeza. Se realiza mayoritariamente en niños y niñas de entre 4 y 14 años. Esta deformidad de orejas en asa u orejas de soplillo es la malformación congénita craneofacial más frecuente ya que se estima que un 5% de la población la tiene.

Mediante esta pequeña intervención, se repliegan los cartílagos de las orejas, realizando una incisión quirúrgica que deja una cicatriz muy disimulada detrás de las mismas, hasta que ambas queden simétricas en la posición deseada. Cabe destacar que dicha operación no afectará en absoluto a la capacidad auditiva.

Intervención sencilla

A la hora de someterse a una otoplastia, es imprescindible seguir ciertos pasos de manera rigurosa. Generalmente deben intervenirse las dos orejas para que así la simetría sea perfecta. Por ello, lo primero es hablar con los especialistas de la Clínica Muguerza Franco para evaluar la posición y situación de las orejas: el tamaño, la simetría y la forma.

La intervención consiste como hemos mencionado antes, en realizar incisiones detrás de las de los pabellones auditivos o en sus pliegues internos. Estas, después se cerrarán con suturas y el procedimiento generalmente dura alrededor de dos horas.

 En el caso de niños pequeños, se recomienda la anestesia general debido a la dificultad de mantenerlos quietos pero en adolescentes y adultos, se utiliza la anestesia local con o sin sedación

Rápida recuperación

En cuanto al postoperatorio, los primeros días causa molestias, hay que tomar analgésicos y llevar continuamente un vendaje la primera semana. Posteriormente, es aconsejable colocarse una felpa o banda de compresión hasta que pase un mes aproximadamente, especialmente en casa y durante la noche

También te puede interesar:  Dudas y Falsos Mitos sobre el Balón Gástrico

En el momento de retirar el vendaje es cuando se podrán apreciar los resultados que además son permanentes. No hace falta ningún tipo de tratamiento posterior, tan solo alguna revisión periódica con el tiempo para comprobar el resultado.

En cifras, la población entre los 30 y 44 años representa el 37% de las intervenciones de cirugía estética. Únicamente el 1,9% de las operaciones son realizadas a menores de 18 años. Sin embargo, esta operación no está indicada en niños muy pequeños, hasta que los mismos alcancen una etapa lógica de crecimiento, así como con antecedentes que contraindiquen la cirugía.

Si estás listo/a para dar el primer paso hacia una nueva y mejor versión de ti mismo, ¡Contacta hoy mismo con Muguerza- Franco para programar una consulta y descubrir cómo la otoplastia puede acabar con todos tus complejos y ayudarte a lograr tus objetivos estéticos! Llama al 638 852 942 o remite un formulario a muguerza@muguerzafranco.com.