Mujer joven caucásica mostrando un cartelito con el texto "OK" a la altura de la ingle

Aumentan las cirugías de vulva y pene para cumplir los estereotipos de la pantalla

Los estereotipos siempre han sido un hándicap debido a que la gente tiende a compararse y descubre que no los cumple. Actualmente, el canon de belleza ha alcanzado una nueva obsesión y se trata de la estética genital. Más de un tercio de la población se encuentra incomoda por como lucen o por el tamaño que tienen sus órganos sexuales externos, por lo que lo solucionan sometiéndose a cirugías estéticas íntimas.

Hace unos años no se prestaba tanta atención a como lucían estas partes. Sin embargo, se inició con la moda de la depilación integral por influencia del cine porno, en el que siempre se muestran genitales “perfectos” de un estilo minimalista, es decir, vulvas cerradas, con unos labios delgados y sin oscureces.

Todos somos diferentes

La población, sobre todo femenina, ha sido bombardeada con campañas publicitarias sobre que no existen los genitales perfectos ya que cada ser humano cuenta con una vulva o pene diferentes al resto, debido al paso de los años y las vivencias: partos, enfermedades, menstruaciones… Sin embargo, la cirugía intima supone un modo de empoderamiento y autoestima, que hace a las personas sentirse más cómodas con ellas mismos.

Según los últimos datos facilitado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora, (SECPRE) “encontrarse en disgusto con la apariencia de las partes íntimas conlleva a retrotraerse de ciertas prácticas sexuales o incluso negarse a realizar ningún acto sexual”

Según la doctora Mercedes González Cobreros, miembro de la Unidad de Medicina y Cirugía Estética Muguerza Franco: “Los procedimientos de ginecoestética, han experimentado un notable incremento en los últimos cinco años y son un asunto muy serio. Es muy importante la intervención de los ginecólogos porque no es solo un tema de estética genital, sino también de funcionalidad; hay que hacer una valoración integral de toda la zona para garantizar el éxito”.


Aumento exponencial de cirugías

Las cirugías genitales han pasado de ser casi anónimas a convertirse en el objetivo de muchas y muchos como revela el informe del SECPRE “La realidad de la cirugía estética en España”. Así entre 2013 y 2014 en España se realizaron 975 operaciones y en 2018 aumentaron hasta llegar a las 7.200.

También te puede interesar:  Cuida tu piel esta primavera: Prepárala con un peeling facial y rehidrátala

En palabras de la doctora Cobreros: “Tratamos de evitar las operaciones inapropiadas por falta de información, y nos sorprende mucho que la mayoría de quienes se encuentran insatisfechos con sus vulvas y penes son jóvenes que tienen entre 18 y 25 años”.

También hay mujeres de mediana edad que acuden a realizarse una mejora de simetría de sus labios vaginales y reducirlos (principalmente los internos) debido a la estética que lucen algunas escorts que las hace parecer niñas pequeñas, cuando ellas misma incluso ya tienen los labios pequeños.

“Con los hombres ocurre parecido, prosigue Mercedes. Tanto heterosexuales como homosexuales llegan a consulta con un pensamiento de que, a mayor longitud del miembro, mayor hombría y quieren operarse para tener 18 centímetros o números todavía más irreales. Algo que resulta erróneo, ya que la media es de 9,5 en flacidez y de unos 13 en erección”.

Siempre con cirujanos especializados

Pero no todas las intervenciones son fruto del capricho o de la moda. Hay ocasiones en que es necesaria la intervención quirúrgica como en el caso de mujeres unos labios vaginales internos muy grandes que dificultan su vida cotidiana de la persona o en el de hombres, con dificultar eréctil.

Como ocurre con el resto de las cirugías es extremadamente importante realizarla con expertos de confianza. En caso de no hacerlo puede conllevar fatales resultados como que inyecten de mala manera el ácido hialurónico en los genitales femeninos o colocar mal las grasas centrifugadas causando deformidades y problemas urinarios. Con el hombre ocurre igual, un mal relleno en el miembro causaría una mala erección.

Es más recomendable iniciar la mejora de las partes íntimas con otro tipo de tratamientos antes de someter a una la cirugía íntima genital radical, por ejemplo, un Blanqueamiento anal y perineal o tratamiento de rejuvenecimiento con Láser vaginal.

Sea cual sea el motivo de desear someterse a una intervención de este tipo lo importante es consultar con especialistas como los de la Unidad de Cirugía y Medicina Estética Muguerza-Franco de la Clínica Euskalduna. Solicita una cita para que podamos asesorarte sin compromiso. Te esperamos.

Fuentes: SECPRE – Muguerza-Franco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *