Mujer tumbada durante el tratamiento de criopólisis

Son los tratamientos más eficaces para combatir grasa localizada que no desaparece ni con ejercicio ni dietas

Eliminar la grasa localizada o la celulitis es una tarea difícil incluso para personas de constitución delgada. No se trata de un sobrepeso generalizado ni de unos kilitos de más sino de adiposidades que se resisten a las dietas más severas y horas de gimnasio.

En estos casos es imprescindible acudir a tratamientos de choque realizados por equipo de profesionales de la Medicina y Cirugía Estética como Muguerza -Franco, que tras analizar cada caso particular nos recomendarán la técnica o combinación de técnicas que más nos conviene.

Criolipólisis, sin cirugía

Es el tratamiento estrella de los últimos años para acabar con adiposidades locales y su principal ventaja es que reduce la grasa localizada sin anestesia, sin cirugía, sin dolor, sin bajas médicas, sin agujas y sin medicamentos. Siendo sus resultados duraderos.

La criolipólisis consiste en congelar los adipocitos (celular grasas) mediante unos cabezales o aplicadores que se colocan en las áreas en las que deseadas reducir. Sobre la piel se aplicará una membrana anticongelante que evitará que la dermis sufra alguna lesión por las bajas temperaturas.

El frio provoca la muerte celular de los adipocitos que posterior y progresivamente se eliminarán de forma natural. La tecnología actual permite ajustar el nivel de succión que se evitando dañar otras áreas cercanas. Será entonces, entre 3 y 12 semanas después de realizar el tratamiento cuando se observe el resultado.

Se puede aplicar en el abdomen, brazos, muslos internos, cartucheras, papada y, en general, en zonas del cuerpo donde se pueda pinzar con facilidad la adiposidad y no se trate de flacidez.

En la mayoría de los casos será suficiente con una a tres sesiones de 30-90 minutos cada una, dependiendo de la zona a tratar. Eso sí, con un intervalo de seis a ocho semanas entre cada sesión para conseguir los resultados esperados. 

Se puede llegar a perder alrededor del 30%-40% de la grasa, lo que equivale a una reducción de 1-1,5 cm por sesión Esta técnica criolipólisis es totalmente indolora y no requiere anestesia, además en cuestión de dos horas el paciente puede ir a su casa.

El precio por sesión varía entre 190 y 300 euros, más información.

Liposucción, resultados permanentes

Se realiza en las mismas partes del cuerpo que hemos detallado para la criolipólisis y es la segunda cirugía estética más realizada en España detrás del aumento de pecho, según los últimos datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).

También te puede interesar:  Dismorfofobia o el complejo de ser feo

Dependiendo del caso, se lleva a cabo bajo anestesia local o epidural y salvo zonas muy grandes a tratar o cuando se combina con una abdominoplastia no es necesaria una anestesia general.

La intervención consiste en la inserción de una cánula o jeringa especial en el tejido adiposo, la cual está conectada a una máquina de vacío que extrae la grasa de la zona tratada. La duración de la intervención oscila entre una y dos horas, y habitualmente se realiza en un hospital de día sin necesidad de pernocta.

Solo en caso especiales, será conveniente pasar un par de días de hospitalización y aplicar tubos de drenaje.

Cuando el o la paciente puede irse a su casa debe aplicarse un vendaje y una faja de compresión en la zona tratada durante dos o tres semanas. Posteriormente, pero solo durante el día, se recomienda seguir con la faja en las algunas semanas más para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno.

El precio de la operación oscila entre los 1.200 a 3000 euros.

No combaten la obesidad ni la flacidez

En ambos tratamientos los mejores pacientes son personas sanas, con un peso normal y excesos localizados de grasa. No sirven para combatir exceso de peso, obesidad y menos aún flacidez. En este último caso están totalmente contraindicados.

Para terminar de redefinir el nuevo contorno corporal son aconsejables unas sesiones de masaje LPG. El LPG es un procedimiento de amasamiento tisular mecanizado que libera las grasas resistentes, alisa la celulitis, reafirma la piel y reesculpe las formas.

Para excesos de peso de más de 30 kilos el tratamiento perfecto es el Balón Gástrico Ingerible y tras la pérdida de esos kilos de más y el sobrante de piel, en el abdomen o vientre lo perfecto es una Abdominoplastia o Lipectomía, así como sus variantes en brazos y piernas.

Si necesitas eliminar grasa localizada o generalizada lo mejor es ponerte en manos de especialistas, como el equipo médico de Medicina y Cirugía Estética Muguerza – Franco. Pide una cita sin compromiso y un presupuesto personalizado.

Fuente: Sanitas y Elle