mujer sonriendo con sobrero al sol

Cada verano con la llegada de la temporada de sol y calor sois muchas y muchos los que nos consultáis sobre si determinados tratamientos son aconsejables hacerlos en esta época. Es importante recordar que la radiación solar está presente durante todo el año en mayor o menor medida, por lo que siempre debemos proteger nuestra piel de ella.

¿Puedo realizar tratamientos estéticos en verano?

La respuesta es: depende del tratamiento. Aunque siempre es necesario que un especialista nos paute las recomendaciones para antes, durante y después del tratamiento, en líneas generales debemos evitar la exposición solar directa tras un tratamiento que provoque una alteración en la piel. Dependerá del tipo de tratamiento el tiempo que debamos protegernos de esta exposición.

Cirugías y exposición solar

Cuando se realiza una intervención suele existir siempre un daño en la piel por incisión, por lo que siempre es aconsejable que en los días previos a la cirugía. Tras la intervención debéis siempre seguir los consejos del médico para la recuperación y no exponer la zona dañada al sol.

En el caso de cirugías pequeñas o ambulatorias como la blefaroplastia, habitualmente en 3 días se retiran los puntos aunque siempre es importante proteger durante 3-4 días más la zona por completo y esperar a que el especialista nos confirme la evolución. De la misma manera un lifting facial, cuyas marcas suelen quedar ocultas tras las orejas, es importante protegerlas aunque no las veamos. Para ello además de una protección solar de amplio espectro (fitlros UVB y UVA), podemos ayudarnos de gafas de sol, gorros o incluso pañuelos. Para las áreas más grandes del cuerpo podemos ayudarnos de ropas con tejidos específicos que protegen de la radiación.

También te puede interesar:  Brazos "alas de murciélago": ¿Qué tratamientos hay sin cirugía?

Ácido hialurónico y toxina botulínica: perfectos para el verano

Son dos de los tratamiento en general más demandados y que pueden realizarse durante el verano sin problema. Ambos tratamientos nos ofrecen resultados inmediatos tras su aplicación y también a largo plazo. Gracias a ellos la piel se ve más rellena, joven y alisada. Además, en el caso de la toxina botulínica, debemos recordar que se utiliza con fines médicos para ayudar con la sudoración excesiva (hiperhidrosis) en áreas como las axilas o las manos, que se acentúan en verano. Debemos tener en cuenta que tras el pinchazo puede producirse hinchazón y en raras ocasiones algún pequeño hematoma, que debemos proteger del sol durante unos días.

Tratamientos corporales

En el caso de tratamientos corporales, debemos seguir con la misma premisa que hemos comentado anteriormente: si existe un daño o sensibilización en la piel, deberemos añadir una protección extra. En el caso de los ultrasonidos o la criolipólisis para eliminar celulitis, puede provocar enrojecimiento temporal de la piel por el efecto del frío y la succión de las zonas para romper las células de grasa. Si esto sucede, debemos cubrir las zonas adecuadamente cuando estemos en exterior hasta que el enrojecimiento haya remitido.

En el caso de un peeling químico, ya sea facial o corporal, deberemos siempre aplicar durante 1-2 días una protección solar completa de amplio espectro, ya que al eliminar las células muertas de la piel para recuperar la luminosidad, la piel queda más expuesta al sol.

¿Tienes dudas sobre si el tratamiento que quieres hacerte se puede realizar en verano? Consulta con nuestro equipo para resolver tus dudas o pide tu primera consulta gratuita a través del formulario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *