médico y hombre obesidad

El pasado martes conmemorábamos el Día Internacional de la Salud, una salud que está muy relacionada con la obesidad ya que es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Esto es alarmante si se tiene en cuenta que cada año en el mundo mueren más de 4 millones de personas obesas y afecta al 23% de la población española.

La obesidad es una de las enfermedades más prevalentes e infravaloradas, y menos diagnosticadas y tratadas. En el mundo hay unos 1.900 millones de personas con exceso de peso de los cuales unos 680 tienen obesidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La obesidad en España se sitúa en torno al 23 por ciento de la población (unos 8,4 millones de personas) y cuando va acompañada de otras enfermedades metabólicas, como la diabetes, es superior al 35 por ciento y al 70 por ciento si hablamos de sobrepeso.

Pero no hay que confundir términos ya que muchas veces interpretamos como obesidad, el sobrepeso, la grasa localizada e incluso la celulitis. En este y los próximos posts iremos aclarándote estas diferencias para que intentes poner remedio a esta grave enfermedad lo antes posible

¿Qué es la obesidad?

El organismo está compuesto de agua, grasa, proteína, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Se habla de obesidad cuando el organismo contiene demasiada grasa.

La medida de la cintura es un sencillo método de calcular la grasa corporal, considerándose cintura de alto riesgo aquella que mide más de 90 cm en las mujeres y más de 105 en los hombres.

No obstante, la mejor manera de medir la obesidad es con el índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la talla en metros (IMC = kg / m2). Puede determinar su IMC utilizando la calculadora a continuación. Con esa cifra, puede averiguar su composición corporal consultando la tabla que aparece debajo de la calculadora.

¿Cuál es la causa de la obesidad?

En algunas personas, la causa de la obesidad es muy simple: consumen más calorías de las que queman haciendo ejercicio en su vida diaria. Pero no es la única ya que influyen también otros factores como:

  • Herencia genética. La obesidad suele ser hereditaria. Un gen que se transmite de una generación a la siguiente podría afectar a la manera en que regulamos nuestro peso corporal.
  • Edad. Con la edad, el organismo no gasta energía con la misma rapidez. Por eso la gente que come de la misma manera y realiza las mismas actividades que a los 20 años de edad, engorda a los 40.
  • Sexo. Los hombres queman más energía en reposo que las mujeres, por eso necesitan más calorías para mantener su peso corporal. Las mujeres aumentan de peso después de la menopausia porque su capacidad de consumir energía disminuye aún más.
  • Medio ambiente y hábitos alimenticios. La comida rápida y prefabrica contiene mucha grasa y colesterol y en los países occidentales se ha convertido en un componente principal de la alimentación.
  • Falta de actividad física. La gente que come mucho pero no hace ejercicio tiene mayores probabilidades de ser obesa.
  • Embarazo. Un 15 por ciento de las mujeres embarazadas aumenta entre 6-8 kilos tras cada embarazo.
  • Obesidad infantil. Los niños obesos tienen mayores probabilidades de ser adultos obesos. Los investigadores creen que las células grasas que adquirimos en la niñez permanecen en el organismo al llegar a la edad adulta.
  • Enfermedades. Hormonales como el funcionamiento deficiente de la glándula tiroidea (hipotiroidismo), la depresión y algunas enfermedades cerebrales poco comunes.
  • Medicamentos. Los corticoesteroides y algunos antidepresivos pueden ocasionar un aumento de peso.
  • Trastornos alimentarios. Los trastornos por atracones e ingesta nocturna representan tanto como el 10 al 20 por ciento de la gente que solicita tratamiento para la obesidad.
También te puede interesar:  ¿Qué es la banda gástrica?

¿Cuáles son los riesgos de la obesidad?

Aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud, especialmente enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales. Además, la obesidad puede:

  • Elevar los niveles de LDL («colesterol malo») y triglicéridos.
  • Reducir los niveles de HDL o «colesterol bueno».
  • Aumentar la presión arterial.
  • Causar diabetes.
  • Aumentar el riesgo de asma del adulto y otros problemas respiratorios.
  • Aumentar el riesgo de apnea obstructiva del sueño (AOS).
  • Aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, tales como el cáncer endometrial, el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el cáncer de colon.

Aunque uno no tenga otros factores de riesgo, la obesidad por si sola aumenta el riesgo cardiovascular. Además, daña más que el corazón y los vasos sanguíneos. El exceso de peso aumenta el esfuerzo de los huesos, las articulaciones y los músculos. También puede contribuir a la formación de cálculos biliares.

Tratamiento para la obesidad

La obesidad típicamente se trata mediante cambios en el estilo de vida, entre ellos dieta y ejercicio y esto es correcto si nuestra obesidad va unidad a un ligero sobrepeso.

Sin embargo, cuando hemos probado ya sin éxito estos métodos y nuestra obesidad sigue o aumenta, es hora de plantearse otras medidas como el balón gástrico ingerible de la Unidad de Cirugía y Medicina Estética de la Clínica Euskalduna.

El balón intragástrico es un sistema que está indicado para pacientes obesos:

  • Con un índice de masa corporal (IMC) de al menos 30 o que tengan más de 15 kilos de sobrepeso (IMC ≤ 28 KG/m2 con comorbilidades o con IMC ≤ 30 Kg/m2).
  • Pacientes con sobrepeso y diabetes tipo II.
  • Para adolescentes de 13 a 18 años a los que no se puede aplicar una cirugía definitiva, ya que no cuentan con la suficiente madurez física y emocional.
  • Pacientes con obesidad mórbida, candidatos a una cirugía, pero con elevado riesgo quirúrgico o que no quieran operarse.
  • Pacientes muy obesos, para reducir el peso antes de la cirugía definitiva, con vistas a disminuir los riesgos quirúrgicos.

Si deseas más información llama ya a Muguerza-Franco en la Clínica Euskalduna y solicita una cita para analizar tu caso.

Recuerda que la obesidad no es algo a merced de las modas o la estética. Es una enfermedad que cada año mata a millones de personas en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *