La falta de firmeza en los brazos es un problema que afecta a la mayoría de la población a partir de cierta edad porque con el paso del tiempo, los músculos pierden tono y la piel no cuenta con la misma elasticidad. Esta flacidez se debe a  modificaciones en el tejido conjuntivo, afecta a la estructura de la dermis y los septos fibrosos, puede ser leve, moderada o intensa y da lugar a la aparición de las antiestéticas alas de murciélago.

Factores

Factores genéticos: hay personas que tienen tendencia desde muy jóvenes a que esta piel carezca de rigidez y sea mucho más laxa que otras zonas del cuerpo. La única solución es muscular con pesas.

Grandes o rápidos adelgazamientos: las alas de murciélago  aparecen cuando se ha perdido gran cantidad de peso, o cuando esto se hace de una manera muy rápida. También tras cirugías bariátricas.

Envejecimiento: es un factor que se produce sobre todo en mujeres, a partir de los 50-60 años. Incluso haciendo ejercicio y con una alimentación y peso corporal adecuado es una de las zonas más afectadas. En los hombres  tiende a manifestarse en una edad más avanzada, (a partir de los 75 años).

Esta diferencia entre sexos se debe a las hormonas y a que la estructura de la piel en las mujeres mantiene un patrón vertical mientras que la delos hombres, en forma de malla, lo que le da mayor resistencia.

Practicantes del culturismo: el cuelgue de la piel aparece cuando se deja de practicar este deporte de manera brusca o realizando un mal desentrenamiento. Esto afecta tanto a hombres como a mujeres

Cómo evitar las alas de murciélago

Proteínas saludables

Si decidimos combatir este problema de manera natural, no solo estaremos mejorando el aspecto de nuestros brazos, sino que también ayudaremos a prevenir la flacidez en general.

La proteína en nuestra dieta es imprescindible, ya que nos ayudará a nutrir y dar firmeza a la piel y a la musculatura. Si no consumimos la suficiente proteína, el músculo se transformará en grasa con mucha facilidad. Es importante elegir proteína de calidad y de fácil asimilación y no excedernos en su consumo.

Dentro de las proteínas saludables encontramos las siguientes

  • Carne blanca: ayudará a tonificar y dar firmeza.
  • Pescado: tanto el azul como el blanco contienen una buena cantidad de proteínas.
  • Huevo: la parte más proteica del huevo es la clara, mientras que la yema contiene la mayor cantidad de grasa.
  • Leche y derivados de lácteos: los más saludables y ligeros son el queso de cabra y el requesón.
  • Legumbres: aportan una buena ración de proteína vegetal.
También te puede interesar:  La cirugía estética que está de moda: glotoplastia, cambiar el timbre de voz

Arcilla para eliminar toxinas

Cuando una parte de nuestro cuerpo acumula grasa o líquido en exceso, es porque suele haber un mal drenaje de las sustancias tóxicas. Para eliminar estas toxinas a través de los poros de la piel, y mejorar la rigidez de esta, recomendamos aplicarse arcilla, al menos, una vez a la semana.

Hidratación

Una buena hidratación es fundamental para que la piel esté firme, ya que los brazos suelen ser una zona olvidada de nuestro cuerpo hasta que vemos los primeros signos de flacidez. Usa una loción hidratante natural, que sea muy nutritiva y que deje los brazos bien humedecidos.

Ejercicio

Son convenientes ejercicios de musculación que trabajen los bíceps y tríceps, que son los principales grupos musculares. También ayuda mucho mejorar el deltoide, el músculo que da forma a la bola del hombro. No es necesario tener pesas para hacer ejercicios, ya que en casa podemos usar cualquier objeto ligeramente pesado para mover los brazos en todas las direcciones.

Chorros de agua fría

El agua fría ayudará a tonificar, ya que mejora el riego sanguíneo de una manera instantánea. Realizar baños alternos de agua fría y agua caliente o durante el día remojarse los brazos con agua fría acelerará el proceso de tonificación de los brazos, además de conseguir un efecto instantáneo de mayor firmeza.

Procesos quirúrgicos

En caso de que sea imposible reducir las alas de murciélago a través de estas vías, existen intervenciones como la braquioplastia, técnica quirúrgica que elimina el exceso de piel, la flacidez y el descolgamiento de la piel de los brazos para conseguir una forma tersa, proporcionada y sin pliegues.

Si tienes dudas sobre el tratamiento que mejor se adapta a tu caso, acude a la Unidad de Medicina y Cirugía Estética Muguerza-Franco. Te esperamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.