Las intervenciones mamarias no siempre se realizan por razones meramente estéticas, ya que existen multitud de enfermedades físicas o malformaciones que conllevan consecuencias psicológicas, como es el caso de las mamas tuberosas. De acuerdo con la Sociedad de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), el 70% de las mujeres con una leve asimetría mamaria sufren de esta condición tan poco conocida. Pero en muchos casos la levedad se convierte en una malformación grave que obliga a pasar por un quirófano.

Las mamas tuberosas, también conocidas como pecho tuberoso, son malformaciones en los senos causadas por un desarrollo insuficiente de tejido mamario durante la pubertad, lo que provoca una apariencia antiestética y peculiar de los mismos.

El término “mama tuberosa” se deriva de la similitud que tienen los pechos afectados con un tubo alargado, nada que ver con las mamas normales. A diferencia de los pechos normales, estos tienen una base estrecha y están rodeados de una gran cantidad de piel lo que los hace difíciles de colocar dentro de un sostén.

Esta malformación puede afectar uno o ambos pechos y, aunque es principalmente una irregularidad estética, tiene un impacto negativo en la autoestima de las personas afectadas, lo que deriva en problemas de salud mental. Las mujeres con pechos tuberosos se sienten incómodas con sus senos y sufren a diario al evitar situaciones íntimas en las que tienen que mostrarlos.


Diferentes grados

Existen varias clasificaciones de mama tubular que se pueden esquematizar en 4 grados:

  • Grado 1. Una mama tuberosa de grado 1 presenta un cuadrante inferior interno poco desarrollado, causando que la areola mire hacia abajo. Suele ser el tipo más común de pecho tuberoso y es de carácter leve.  La corrección no es compleja y difiere poco de una mamoplastia de aumento convencional.

  • Grado 2. En este caso, la mama muestra una falta de desarrollo en la parte inferior, interna y externa de la mama. La areola queda mirando hacia abajo, con piel suficiente debajo de ella.  Generalmente, las dos mamas están afectadas en diferentes grados y tienen asimetría mamaria.

  • Grado 3. Este grado se parece bastante al anterior, pero tienen una deficiencia de piel en la zona inferior del pecho. Esto hace que la base de la mama sea corta y la areola presente un aspecto dilatado-herniado.

  • Grado 4.  Se trata del grado más severo, en el que los cuatro cuadrantes mamarios se ven afectados, dejando los pechos atróficos y con una base mamaria mínima. Este tipo es el más característico, los senos tienen un aspecto asimétrico, con forma de tubo y una separación pronunciada entre ambos.

Existen muchas más que tienen una forma leve de esta condición, pero su situación apenas es perceptible y no se puede diagnosticar con certeza.

Impacto psicológico

La perspectiva psicológica de las mamas tuberosas es un aspecto crucial para comprender el impacto que esta condición puede tener en las personas afectadas. Los efectos mentales y emocionales más frecuentes relacionados con esta situación son:

  • Autoestima y confianza: Afecta especialmente en la adolescencia y en la edad adulta joven, cuando la imagen corporal se vuelve especialmente relevante. Este factor interviene de manera negativa en las relaciones interpersonales y sociales.
  • Imagen corporal negativa: A menudo se sienten incómodas con su cuerpo y experimentan una percepción negativa de sí mismas Esta insatisfacción lleva a evitar situaciones que impliquen mostrar el pecho, como actividades deportivas, ir a la playa o participar en actividades íntimas, generando ansiedad y limitando sus experiencias personales.
  • Dificultades emocionales: La insatisfacción con la apariencia de los senos puede provocar emociones negativas como vergüenza, frustración, tristeza o enojo. Estas emociones afectan la salud mental y pueden desencadenar síntomas de ansiedad o depresión en algunos casos.
  • Aislamiento social: La preocupación por la apariencia física conduce a un aislamiento social, quienes padecen de esta condición evitan situaciones incómodas o el juicio de los demás. Este comportamiento genera un círculo vicioso donde el aislamiento social contribuye a una mayor disminución de la autoestima y calidad de vida.
También te puede interesar:  La miomodulación: la mejor técnica para la armonización facial

Enfrentar este aspecto físico representa un desafío considerable, llegando a ser, en muchas ocasiones, una experiencia traumática por ello, la corrección quirúrgica condición tiene un impacto profundamente positivo en la perspectiva psicológica. La mejora estética de los senos ha llevado a muchas pacientes a experimentar un aumento significativo en su autoestima, confianza y calidad de vida en general. Es crucial resaltar, que la cirugía no es la única solución, ya que el apoyo emocional y la atención a la salud mental también desempeñan un papel fundamental en el proceso de aceptación y bienestar.

Intervención y tratamiento

El procedimiento quirúrgico conlleva la expansión del tejido, colocación de implantes, expansores o la combinación de las técnicas anteriores. Las intervenciones actuales permiten corregir de manera precisa esta anomalía, ofreciendo a la paciente la oportunidad de sentirse más cómoda y segura de su aspecto.

No es una cirugía fácil, ya que cada caso es único debido a los diferentes grados y asimetrías. Dependiendo de la malformación, es necesario reconstruir el seno y cada parte del mismo para lograr un resultado estético y funcional satisfactorio. Cada persona tiene medidas y necesidades corporales y mamarias distintas.

El tratamiento para retocar las mamas tuberosas no es el mismo que el que se utiliza en el aumento de senos. De hecho, el 30% de las pacientes que acuden a consulta por un aumento, en realidad padecen de mamas tubulares. Si esta condición se diagnostica erróneamente, los resultados pueden ser insatisfactorios y empeorar la herniación areolar, dejando como resultado una apariencia mamaria aún más incomoda.

Por ello si tienes o crees tener este problema con tus senos, no lo pienses más, consulta tu caso con especialistas como los del equipo de Medicina y Cirugía Estética de Muguerza Franco en la Clínica Euskalduna. Entra en Muguerza-franco.com y remítenos un formulario con tus dudas. Te responderemos a la mayor celeridad posible.