Otoplastia
Slider

Cirugía de las Orejas

Al igual que la nariz, las orejas no cesan de crecer a lo largo de toda nuestra vida. Y si al nacer cuentan ya con un tamaño desproporcionado o desde nuestra infancia tenemos “orejas de soplillo” no es algo que se vaya a corregir por sí mismo, sino que requerirá una intervención temprana para paliar problemas futuros.

Es por ello que la otoplastia, intervención para reducir el tamaño del pabellón auditivo, o colocar correctamente las orejas prominentes llevándolas a una posición más normal pegadas a la cabeza, se realiza mayoritariamente en niños y niñas de entre 4 y 14 años.

Mediante este tratamiento, replegamos los cartílagos de las orejas, realizando una incisión quirúrgica que deja una cicatriz muy disimulada detrás de las mismas, hasta que ambas queden simétricas en la posición deseada.

La intervención, en adultos y adolescentes se realiza con anestesia local en las instalaciones de nuestra clínica y no precisa ingreso. Pero, en los casos de niños y niñas muy pequeños  aplicamos anestesia general para evitar que se muevan durante la operación, tensión y desasosiegos innecesarios.

Lóbulos rasgados

Otra intervención sencilla y muy común es el caso de las orejas rasgadas o con lóbulos cuyos orificios se hayan dilatado debido a un tirón o enganche accidental, exceso de peso colgando de ellos o multitud de orificios para colocación de piercings o pendientes.

En Grupo Muguerza-Franco devolvemos a los lóbulos su aspecto original, eliminando los orificios innecesarios y corrigiendo cada rasgadura con una mínima intervención quirúrgica con anestesia local, que se realiza en consulta.

 

Si estás pensando en realizar algún tratamiento, no dudes en consultarnos.
Contacto